La crítica del papel político de la Iglesia tras la guerra de la Independencia

Goya criticó abiertamente la participación de un sector significativo de la Iglesia en la represión antiliberal de Fernando VII



Que se rompe la cuerda

(Desastres de la Guerra)

En su serie Desastres de la Guerra y en algunos dibujos de los años 1815-1820 Goya critica abiertamente la participación de un sector significativo de la Iglesia en la represión antiliberal de la camarilla de Fernando VII.

Estos trabajos reflejan con fidelidad el contexto social y político del momento. La guerra de la Independencia había despertado con fiereza a todos los demonios políticos que el país contenía. Durante el conflicto, buena parte de la aristocracia, del clero y del campesinado antiburgués se aliaron tácitamente para arrojar del país a los franceses y a sus colaboradores españoles.

En medio de la esquizofrenia política que disparó la guerra, el ala radical de este partido tachó de afracesados con feroz injusticia a todos los españoles que propugnaban una liberalización del país, capaz de ponerlo a la altura de Francia e Inglaterra.

En su Desastre número 77, Goya simboliza a través de un obispo funambulista -el propio Papa en el dibujo preparatorio- los difíciles, tristes y risibles equilibrios que la Iglesia estaba realizando para preservar su poder temporal en medio de las tormentas revolucionarias que recorrían Europa.

En la defensa de sus privilegios, un sector de la Iglesia llegaría a traicionar sus ideas evangélicas apoyando sin tapujos la cruel represión desatada contra el partido liberal. Goya retrata este colaboracionismo, por ejemplo, en el dibujo 97 del álbum C . En él muestra a dos frailes flanqueando a una mujer que está siendo torturada. Otro ejemplo es el dibujo 51, donde un clérigo utiliza el crucifijo para abroncar y atemorizar a un preso que está siendo interrogado.

La ola de represión de los epígonos del absolutismo fue alentada por la cerrada camarilla -compuesta en buena parte por clérigos y religiosos- que arropaba a Fernando VII. Esta camarilla contaba con el apoyo de un extenso partido a lo largo y ancho de todo el país y de todas las clases sociales. Goya denuncia a estos hombres con los atributos de los murmuradores y los malos consejeros: bajo la forma de pajarracos (DG89, DG92, DG97), de lobos (DS74) e incluso de vampiros (DG90) en varios de sus Desastres .

El espectacular Desastre 91 resume sus ideas sobre este asunto. En Las resultas Goya muestra a una mujer exhausta -reflejo del estado en que España ha quedado tras la guerra- que está siendo atacada y descarnada por una banda de horribles aves. En esta estampa, Goya se pronuncia proféticamente sobre el destino de su amada España en los cien años siguientes.


Bibliografía

Alcalá Flecha, Roberto. Literatura e ideología en el arte de Goya. Zaragoza: Diputación General de Aragón, 1988.


Francisco Javier García Marco


[ OBRA | Evolución | Pintura | Grabado | Dibujo | Temas | Proyectos | Técnicas | Fuentes | Influencias | Aragón ]

[ Inicio | Vida | Obra | Época | En Aragón | Catálogo | Repositorio | Mapa ]


InfoGoya 96 es una iniciativa de la Universidad de Zaragoza, patrocinada por la Institución Fernando el Católico de la Diputación de Zaragoza sobre un Apple Internet Server donado por Apple Computer.

© 1996 InfoGoya.