La pintura de Goya

Goya inicia su carrera artística a los catorce años (1760), cuando ingresa en el taller del pintor zaragozano José Luzán. Allí aprende los rudimentos de la pintura y del dibujo, copiando estampas, sobre todo bodegones y temas devocionales.

Mientras intenta, con escasa fortuna, ganar una beca de estudios en Madrid, Goya ejecuta encargos de tema religioso para los jesuitas, los hospitalarios y algunos nobles aragoneses. Sus protectores eclesiáticos facilitaron su viaje a Italia, en torno a 1771, durante el que ejecutó ejercicios de aire clasicista y tema mitológico o convencional.

A su regreso de Italia, Goya vuelve a pintar en Zaragoza y su comarca. Emprende interesantes conjuntos de asunto religioso en iglesias de Calatayud, Muel y Remolinos, en el Palacio de los Condes de Sobradiel. Destacan de esta época sus pinturas de la Cartuja de Aula Dei y del Coreto de la Basílica del Pilar, ambas en Zaragoza.

Estas obras y el apoyo de su maestro Francisco Bayeu, con cuya hermana casa en 1773, le abren las puertas de la Corte en Madrid. En 1774 es destinado al equipo de pintores que diseñaban los "cartones"(modelos pintados para confección de tapices) de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. Entre 1775 y 1791 Goya pinta sesenta y tres cartones con destino a los palacios reales de El Escorial y El Prado. En la Corte conoce la obra de Velázquez, a quien estudia en detalle copiando sus obras al óleo y en una magnífica serie de grabados. De Velázquez, Goya aprende el secreto del retrato, género en el que llegará a ser consumado artista.

En 1780 Goya ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con un Cristo en la Cruz. Gracias a su cuñado, zaragozano como él, se le encarga pintar una cúpula y sus pechinas en la Basílica del Pilar, honor reservado a los grandes pintores de la época. En esta obra, fuertemente discutida durante su ejecución por Bayeu y los promotores, Goya rompe con las convenciones del neoclasicismo y consolida su original visión de la pintura.

Vuelve a Madrid donde, en imparable carrera hacia la fama, alterna su labor de retratista, decorador y pintor religioso.

En la última década del siglo, Goya acusa el enrarecimiento del clima sociopolítico. Una grave enfermedad le deja sordo en 1792. Estas experiencias maduran sus dotes investigadoras y extreman sus posiciones críticas. La serie de cuadros sobre hojalata ejecutada hacia 1794 marca con fuerza el inicio de una nueva etapa pictórica. Sus retratos, principal medio de vida, ganan en vigor y autenticidad.

El cambio en su modo de pintar afecta también a su obra religiosa, como se aprecia en los extraordinarios frescos de 1798 para la iglesia de San Antonio de la Florida, de Madrid.

A principios del siglo XIX Goya empieza a apuntar temas netamente románticos, como las crónicas de actualidad -ciclo de la Captura del bandido Maragato-, las escenas de brujería, el papel político del pueblo -por ejemplo, el famoso Dos de Mayo- y la fascinación -siempre crítica, eso sí- por la violencia. Una nueva y grave enfermedad en 1819 produce un nuevo giro en el artista, fruto del cual son las fantásticas pinturas de su vivienda, la Quinta del Sordo (Madrid), donde Goya extrema su esquematismo e inmediatez en torno a temas alucinados.

Obligado a abandonar España en medio de la represión desatada por Fernando VII tras la nueva invasión francesa, Goya se asienta en Francia. Allí pintará nuevos retratos y excelentes pinturas taurinas. Es precisamente un magnífico retrato de entones, La lechera de Burdeos, el que cierra el ciclo pictórico de Goya que, en las puertas de la muerte, sigue fiel a su conocido lema: Aún aprendo.

Sus primeras estampas

Pinturas de temática mitológica y alegórica

Pinturas religiosas

Grandes conjuntos religiosos de su primera época

  • Armario de las Reliquias de la Iglesia Parroquial de Fuendetodos (Zaragoza)
  • Los Padres de la Iglesia de Calatayud, Muel y Remolinos (Zaragoza)
  • Fresco de Alagón (Zaragoza)
  • La Adoración del Nombre de Dios en la Bóveda del Coreto del Pilar (Zaragoza)
  • Murales de la Cartuja del Aula Dei (Zaragoza)
  • La cúpula Regina Martyrum de la Basílica del Pilar (Zaragoza)
  • San Antonio de la Florida (Madrid)
  • La Iglesia del Monasterio de Santa Ana (Valladolid)

    Tapices de la Real Casa (dedicados a escenas de la vida cotidiana)

  • Primera serie
  • Segunda serie
  • Tercera serie
  • Cuarta serie

    Estudios y copias de las obras de Velázquez

    Retratos

  • La Familia Real (De Carlos III a Fernando VII)
  • El infante Luís de Borbón
  • Floridablanca y los grandes de España
  • Servidores del Estado
  • Allegados
  • Autorretratos
  • Autorretratos
  • Autorretratos por orden cronológico

    Cuadros de gabinete

    Pinturas Negras de la Quinta del Sordo

    Crónicas de su época

  • La guerra
  • Los Toros
  • Ciclo de la captura del bandido "El Maragato".
  • [ OBRA | Evolución | Pintura | Grabado | Dibujo | Temas | Proyectos | Técnicas | Fuentes | Influencias | Aragón ]

    [ Inicio | Vida | Obra | Época | En Aragón | Catálogo | Repositorio | Mapa ]


    InfoGoya 96 es una iniciativa de la Universidad de Zaragoza, patrocinada por la Institución Fernando el Católico de la Diputación de Zaragoza sobre un Apple Internet Server donado por Apple Computer.

    © 1996 InfoGoya.